Las principales medidas que afectan a la formación programada por las empresas se establecen en los capítulos primero y segundo, con entrada en vigor el día siguiente al de su publicación en el BOE, el día 16 de abril de 2020.

En el capítulo primero:

  • han quedado reguladas variaciones de la impartición en modalidad presencial derivadas de la declaración del estado de alarma.
  • Con carácter general, se establecen medidas que afectan a la ejecución de la formación prevista para los próximos meses, incluidas las relativas a la identificación y firma de los participantes y el seguimiento y control de la impartición en estas circunstancias.

Y en el capítulo segundo:

  • se amplía el tipo de entidades que pueden impartir este tipo de formación así como los destinatarios de la misma.
  • También se adoptan diversas medidas destinadas a la flexibilización de la ejecución de esta formación como la reducción de los plazos en las comunicaciones de inicio.

Análisis.

Lo primero, hay que considerar que, con carácter general, se establece que para acogerse a las medidas de la Resolución, las empresas beneficiarias del crédito de formación deberán tener en cuenta el requisito de mantener la plantilla media en las condiciones que se indican.

Luego, variaciones permitidas en la modalidad presencial:

  • para la utilización de aula virtual como formación presencial se establecen para el aula requisitos de conectividad y registros similares a la modalidad de teleformacion habitual. Finalmente se cita que ‘cuando ello no sea posible, la participación se podrá constatar mediante declaración responsable de la persona participante‘, dejando abierta la posibilidad de bonificar, tal vez, la formación vía Skype por ejemplo.
  • la entidad que imparta la formación deberá estar previamente inscrita para impartir la formación en la modalidad de teleformación.
  • los grupos formativos que se hubiera suspendido a causa de la declaración del estado de alarma podrá reanudarse una vez cesada la vigencia del mismo. Para esto, se comunicará en el plazo máximo de dos meses desde la finalización del estado de alarma, las nuevas fechas, calendario y horario de impartición de las acciones formativas suspendidas, debiendo completarse el total de las horas de la acción formativa comunicada.
  • para nuevos grupos, además de las medidas generales de la Resolución hay que tener en cuenta los nuevos tiempos de comunicación establecidos en el Capítulo II.

Finalmente, si bien el análisis y adopción de medidas, en su caso, de cada grupo debe realizarse de forma particular, para la interpretación de la Resolución debemos tener en cuenta el estado actual de los principales tipos de grupos en la iniciativa de formación programada por las empresas:

  • grupos que se estaban impartiendo y han quedado suspendidos por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma.
  • grupos que encontrándose tramitados no llegaron a iniciarse.
  • grupos nuevos que deseen comunicarse a partir del 16 de abril, fecha de entrada en vigor de la Resolución.